Un mural romántico para una princesita, Marina.

La mamá de Marina tenía muy claro el estilo que quería para decorar el cuarto de su pequeña. Le apasionan los tonos suaves y pasteles combinados con colores piedras, maderas en blanco y le encantan los detalles muy románticos...

Se escogió una composición del cuadro Hora del té, jugando en el jardín, de la colección infantil "Cuando éramos niños". 
Los tonos en los que se dibujaron tanto la ropita de la niña, así como todos los complementos del carrito del té van a juego con los textiles y detalles de la habitación. 
También dibujé un árbol medidor para completar este romántico mural en tonos suaves que quedó bastante bonito.
La buena iluminación, la armonía de tonalidades y los bonitos detalles se encargaron del resto...

Marina es una muñequita que disfruta de bonitos momentos de juego en su habitación.


2 comentarios:

  1. Que preciosidad de mural....

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias por tu comentario! Me alegro de que te guste.

    ResponderEliminar

Y colorín colorado... , y ahora tu comentario! ;-)